Hoy marchamos por el cambio climático

90

Hoy apoyamos con todo a los estudiantes, jóvenes y niños que toman las calles en todo el mundo, para alzar la voz ante la devastación del planeta y la inacción frente al cambio climático. La urgencia es palpable y la falta de respuesta por parte de los grandes poderes económicos y políticos genera incertidumbre sobre el futuro, donde lo único que sabemos es que seguir el mismo camino de una cultura, economía y política basado en patrones de producción y consumo insostenibles y crecimiento sin límites, nos llevará un mundo inhabitable, e imposible para el pleno desarrollo de la vida humana y sostenibilidad de los ecosistemas.

La líder internacional del movimiento emergente de estudiantes frente al cambio climático, Greta Thunberg, ha enfatizado la urgencia y rechazado la idea de que sean las futuras generaciones las que generen los cambios necesarios. Simplemente se nos acabó el tiempo. La excusa de cargar a las próximas generaciones la responsabilidad de realizar las transformaciones radicales que se requieren para frenar el calentamiento global y adaptarnos al cambio climático, es un lujo que no podemos permitirnos. Cuando Greta y todos los estudiantes que veremos hoy en las calles de 20 ciudades de Chile y otros 95 países en todo el mundo, tengan la edad de los líderes que hoy en día toman las decisiones, ya será demasiado tarde.

No podemos esperar más. Hay que actuar a la altura de la crisis que ya está desatada, que se vincula directamente con las crisis de desigualdad, injusticia y abusos de poder. Cuando se produce una crisis económica, ésta lleva los titulares de todos los diarios todos los días, y los grupos de poder no paran hasta encontrar una salida. Hay que tratar la crisis climática y ecológica de la misma manera, por que es la base de la economía, del bienestar y de la vida en el planeta.

La última vez que hubo tanta acumulación de gases de efecto invernadero (GEI) en la atmósfera, nuestra especie homo sapiens no existía; por lo que no tenemos ni siquiera en la memoria genética la experiencia de lo que implica vivir en un mundo con estas características. Escuchemos todas y todos la voz de los jóvenes que nos exigen dejar de lado el escepticismo y enfrentar con toda la fuerza y la energía de la creatividad, ingeniosidad y cooperativismo humano, el desafío de volver a vivir dentro de los límites planetarios. En Adapt Chile, estaremos marchando con ellos.

Jordan Harris
Director de Adapt Chile