Si. Retomemos la discusión sobre los medios y el cambio climático

105

“Si no hace noticia, entonces no existe”, escuchaba decir hace un tiempo a un colega periodista, cuando le comentaba sobre el potencial de acción que se podría desencadenar si el cambio climático fuera algo más mediático de lo que hoy es.

Por ejemplo, ¿Cuánto escuchamos sobre las terribles inundaciones en Bangladesh, India y Niger, países en los cuales ya van más de 1200 muertos y metros de agua que desbordan ciudades completas, dejando a millones de personas sin acceso a servicios básicos? Pero el foco internacional sigue siendo el estado de Texas ante Harvey.

La importancia de los medios y el cambio climático viene siendo documentada hace ya varios años, de hecho, desde que se conforma el IPCC nace un conjunto de preguntas que podrían resumirse en ¿Cómo logramos comunicar cambio climático a las personas y así lograr generar acción climática?

Las implicancias de esta pregunta son múltiples. En esta editorial, quisiera abordar dos perspectivas de la misma. Primero, ante la falta de comunicación sobre el cambio climático y la confusión que nace de quienes lo niegan, sumado a la información, muchas veces errónea, que entregan los medios  como sociedad no alcanzamos a comprender la magnitud del problema.

Grandes huracanes en países ricos hacen grandes noticias, quizá porque las pérdidas monetarias son enormes mientras que las pérdidas humanas son menores. ¿Estamos acostumbrados a que catástrofes en países pobres no llamen tanto la atención –como Níger o Bangladesch- porque no son novedad, mientras que catástrofes en países ricos salen de la norma y, por lo tanto, generan noticia?

¿Podría ser una primera hipótesis entonces, que quizá más que en la catástrofe, el factor que hace noticia dependerá en gran medida de quién es el afectado? Por otro lado, se habla de las estratosféricas pérdidas que el huracán Irma deja en Estados Unidos. Pero, ¿Qué sucede con las pequeñas catástrofes crónicas en las cuales habitan permanentemente la mayor parte del planeta, como la pobreza, vulnerabilidad, corrupción, violencia, solo por mencionar algunas y las cuales no solamente generan pérdidas, sino que también ahogan en círculos de miseria a la mayor parte del planeta?  

Si miramos el ejemplo de Chile, vemos que la catástrofe que hizo noticia fueron los incendios y por semanas, la mega-sequía. Pero, ¿Qué sucede con la documentación mediática del desastre producido por la degradación de tierras que afecta del norte del país hasta ya las regiones más australes y que nos hacen perder tierras para producir alimentos y para mantener valiosos servicios ecosistémicos? Objetivamente, hemos perdido “territorio” a manos de un enemigo “invisible” para muchos y los efectos son devastadores. Entonces, de haber perdido esas tierras por otros motivos (invasiones, mega incendios o por eventos puntuales de contaminación) ¿Habrían los medios reaccionado de forma más profunda? Entonces propongo una segunda hipótesis: la velocidad de los cambios determinan que algo se transforme en noticia.

Al pensar en estas dos hipótesis, ¿Podemos entonces re-pensar la forma en que los medios deberían considerar el cambio climático? Esencialmente, lo que estamos viendo es un aumento en la magnitud y frecuencia de eventos extremos, en un contexto mundial de riesgo extremo de conflictos ante el hecho que el espectro de afectados está incrementándose de forma acelerada y los cambios están siendo más visibles. De ser verdaderas las hipótesis anteriores, entonces quizá si estamos ante una gran posibilidad para que los medios actúen como gatilladores para la acción climática.

Ante esto, quizá la interrogante más compleja tiene que ver con la forma en que este “momentum” pueda ser aprovechado por los medios para aprender a comunicar de otra forma; una forma tal que permita integrar más ciencia, informar sobre los riesgos y las opciones que existen para generar cambios y estar a la altura del desafío que tenemos como sociedad. Necesitamos el apoyo de los medios. Como sociedad civil y junto a un gran número de gobiernos locales y empresas logramos grandes contribuciones que dieron forma al Acuerdo de París en el 2015. Ciudades y territorios del mundo, universidades e individuos están actuando para realizar cambios radicales en materia de reducción de emisiones e incremento de la Resiliencia. Necesitamos que los medios cumplan su parte. Necesitamos una comunidad de actores fortalecida ante el peligro que estamos enfrentando y el cuarto poder, tiene un gran rol que jugar.

Por Cristóbal Reveco

Fundador y Director Internacional

Adapt-Chile

Html code here! Replace this with any non empty text and that's it.